“Pase de una vida sin sentido, a sentirme una persona ubicada en tiempo y espacio, Feliz conmigo misma”

Soy RRL, tengo 17 años de laborar para un Banco del Estado, sigo siendo Estudiante, madre de dos niños (uno de ellos con capacidades diferentes), esposa, ama de casa.

Desde niña siempre he sido una persona muy ordenada, perfeccionista, con la disciplina de cada cosa en su lugar, en fin una persona muy cuadrada. Desde muchos años sufrí con la aceptación de las personas con las que me relacione y de ver que todo lo que se salía de mi punto de vista de perfección era inaceptable.

Con los años eso se me acumulaba, y se acrecentó al ser madre, aunadoa un trabajo muy delicado, largas horas de estudio, y me hice aún más extremista. Llegaron mis dolores de cabeza día y noche, no podía dormir, el cansancio era extenuante, nada me hacía feliz, tristeza, melancolía, sentimientos encontrados, muchísima irritabilidad,  los paseos eran igual que estar en la casa, y mi tormento era disimular con mi familia, y lo demás.

Agotada, cansada de sentirme así, por dicha acepte mi problema y  tuve la iniciativa de buscar ayuda profesional.

Con grandes recomendaciones llegue al consultorio del Doctor Neuropsiquiatra  Oscar Méndez Blanca, más que un gran profesional,  una vocación increíble y digna de reconocer. Alrededor de meses empezó a tratar  mi problema de salud.

Llegue al extremo de perder total interés de todo, me encanta leer, pero ya no retenía ni entendía lo leído, en el estudio nunca había tenido malas calificaciones y con sinceridad  casi pierdo las materias, había perdido la capacidad de expresarme, se me olvidaban palabras, hacia y decía cosas sin sentido. Ya era ese tipo de personas que lo mejor era ni salir de la casa.

Como todo, en la medicina había que realizar cambios en la medicación, hasta que el  Doctor  después venir analizando mi caso y los diferentes medicamentos utilizados, determino que soy de las personas resistentes a este tipo de medicamentos utilizados para la depresión.

Me recomendó realizarme el tratamiento TMS para la depresión.

Investigue bien el programa y aunque el Doctor me lo recomendó ,bastaba su recomendación  que me alentaba de que todo saldría  bien.

Desde el primer día, note que  desapareció mi  aturdimiento, y al finalizar la primera semana ya podía hablar con fluidez y sensatez.

La segunda semana empecé a  leer mis libros  logrando  la concentración y entendimiento de la lectura, me empecé a sentir feliz con ganas de arreglarme, más tranquila, relajada.

En conclusión me siguen gustando las cosas bien hechas, el esfuerzo, dedicación, entrega, pero ya acepto que  las personas que no son como Yo, y simplemente hago lo mío ; Hago lo que puedo y cuando puedo, despegando cada roll que llevo, disfruto todas las cosas que ya no tenían sentido. Me siento Feliz, siento que soy la persona que siempre quise ser. Pero en especial ya no oculto la felicidad con mis hijos. Me siento plena.