“Comencé a tener una vida normal, ser una persona mas alegre”

Mi nombre es Víctor Solano y he sido una persona con mucha responsabilidad en cuanto a las compañías que he trabajado en las cuales he tenido puestos ejecutivos con mucha presión.

En los últimos 6 años he viajado mucho por Centroamérica y otros países debido a mi posición. También tenía que asistir a conferencias en casa matriz y tenía mucha presión con la familia pues tengo niños pequeños.

En el último año tuvo tres puestos en conjunto y asumí la Gerencia General de Panamá.

Debido a esto estuve trabajando entre 18 y 20 horas diarias y venía a Costa Rica únicamente sábados y me regresaba los lunes, solamente para ver a la familia.

De un momento a otro el cuerpo se cansa y me sentí muy cansado, agobiado, estresado, sin fuerzas, etc. De un momento a otro me descompensé y no tuve control de mi mismo y no me podía controlar por la falta de descanso y el estrés del trabajo hasta que fui internado en la Clínica Católica por 3 días en los que estuve prácticamente dormido. En esa clínica fui atendido por el Dr. Sancho quién me dio un tratamiento especial desde abril a agosto pero no sentía cambio. Fue ahí donde el Dr. Sancho me comento sobre el tratamiento de Estimilación Magnética Transcraneal repetitiva y después de investigar sobre ello, tomé la decisión de tomar el tratamiento por 3 semanas.

En la primer semana sentí que me prendieron la luz, comencé a ver y reconocer cosas tan mínimas como los cuadros y los sillones de la casa; en la segunda semana sintió un cambio de actitud personal, comencé a tener una vida normal, ser una persona más alegre con mis hijos y mi esposa, y en la tercer semana fue fabuloso y ya volví a hacer el mismo.

La ventaja fue que comencé a ver las cosas de otra manera pues he logrado balancear la vida personal con la familiar y el trabajo. En la tercera semana mi vida dio un giro radical. Este cambio fue algo que anduve buscando por mucho tiempo y lo logré gracias al tratamiento de Estimulación Magnética Transcraneal Repetitva.

Víctor Solano