Acelerar la recuperación posterior a sufrir un ictus cerebral

Las investigaciones científicas en las ultimas dos décadas han crecido enormemente con el propósito de encontrar los métodos específicos que conducen a la neuroplasticidad. Estimulación cerebral no-invasiva es un método poderoso utilizado para modular la función cerebral humana (Lancet Neurol 2006; 5:708–12). Estos cambios neuronales excitatorios se relacionan directamente con un cambio positivo en la función motora y en las actividades diarias. En otras palabras, se mejora la fuerza muscular y se facilitan las funciones diarias.
La estimulación transcraneal magnética ha surgido en los estudios científicos como terapias no-invasivas, eficaces y prometedoras en el campo de la recuperación post ictus cerebral. Sin embargo, las secuelas posterior a sufrir un derrame cerebral varían significativamente y afectan la calidad de vida de cada persona en maneras distintas. En otras palabras, es importante valorar cada caso individualmente y diseñar un tratamiento adecuado dependiendo de las séquelas.

Para entender como logra TMS mejorar la recuperación posterior a sufrir un ictus se necesita comprender los cambios cerebrales a nivel neurofisiológico. En resumen, dos aspectos neuronales significativos afectan la recuperación de los individuos post-ictus. El primer cambio se relaciona con la disminución de excitabilidad neuronal en el área afectada por el infarto. Al contrario, el segundo cambio ocurre debido al imbalance producido por un aumento de excitabilidad en el hemisferio no afectado el cual se traduce a una lenta recuperación del hemisferio dañado (International Journal of Therapy and Rehabilitation, May 2007, Vol 14, No 5)

Estudios en la ultima década han demostrado que rTMS puede ser una herramienta importante para disminuir la híper-excitabilidad del hemisferio no afectado para lograr una mejor y mas rápida activación del hemisferio dañado. Por ejemplo una investigación (Hummel et al, 2005) logro demostrar una relación directa entre la aplicación de rTMS en el hemisferio no afectado y una mejoría de la función motora de la mano afectada.

La recuperación de las secuelas causadas por un infarto cerebral es un proceso complejo. El reto actualmente se encuentra en conocer cuales son los parámetros exactos y el tipo de ictus cerebral que mejor responde a la técnica de rTMS. La rehabilitación neurologica varia significativamente para cada individuo dependiendo de sus secuelas motoras y cognitivas post-ictus cerebral. El reto continua para seguir investigando y encontrando nuevas herramientas, como la TMS, para lograr una mejor y acelerada recuperación de individuos con secuelas post-ictus cerebral.